viernes, 22 de abril de 2011

SIR HENRY MORGAN: de pirata a caballero

SIR HENRY MORGAN
1635 - 1688



Sir Henry Morgan, bucanero, pirata y corsario galés (Llanrhymni, Gales 1635-Port-Royal, Jamaica 1688), fue un hombre de gran capacidad para la navegación y un excelente estratega naval, que puso sus cualidades al servicio de la Corona Británica (en calidad de corsario), y actuó en el mar Caribe asolando la flota española. Miembro de la flota de Christopher Mings, fueron muy conocidas sus acciones contra el puerto de Santiago de Cuba. Asociado al holandés Eduard Mansvelt y al gobernador de Jamaica, Thomas Modyford, formó una compañía integrada por filibusteros que atacaron duramente los puertos y zonas de Puerto Príncipe, Maracaibo, Portobello, el Archipiélago de Providencia y la ciudad de Panamá.

La mejora de las relaciones entre España y Gran-Bretaña tras el ataque a Panamá, en el segundo tercio del siglo XVII, provocó la fingida detención de Henry Morgan y su traslado a Londres, dónde fue condecorado y nombrado caballero por el rey Carlos II. En 1681, de nuevo en Jamaica, fue nombrado gobernador de la isla. Fallecería en 1688, dueño de extensas propiedades y rodeado de gran respeto.

Los orígenes y hazañas de Sir Henry Morgan

Hijo del granjero Robert Morgan, de Monmouthshire, fue raptado en Bristol siendo aún un muchacho y enviado a Barbados, dónde fue vendido como esclavo al dueño de una plantación. Las leyes inglesas de entonces (mediados del siglo XVII), posibilitaban unas relaciones laborales que rozaban la esclavitud. Sin embargo, este episodio de su vida siempre fue negado e incluso ganó un juicio por libelo contra William Crooke, editor de un libro que así lo aseguraba: "The Buccaneers of America", escrito por Henri Esquemelin y de gran éxito comercial.

En 1654, Oliver Cromwell preparó la invasión de Haití y mientras la flota permanecía en Barbados, Henry Morgan escapó de su propietario y, a sus 19 años, fue reclutado. El 31 de marzo de 1655, la flota de 35 barcos y 8.000 soldados inició la toma de Santo-Domingo que se tradujo en un completo fracaso para los asaltantes. Dos semanas más tarde, los ingleses tomaron el enclave menor que era la Jamaica española. En tiempos del rey Carlos II, para incrementar la defensa de la isla, se ofrecen patentes de corso a los piratas que operaban en la zona desde Jamaica. Morgan adquiere experiencia ejerciendo la piratería a bordo de barcos con base en Port-Royal.

En el primer documento que menciona a Morgan, se le identifica como capitán de uno de los barcos que navega bajo la patente de corso otorgada a Sir Christopher Mings. Pirata que había participado en la invasión de Jamaica y que en un afortunado asalto, había robado un millón y medio de piezas de oro a los españoles. En 1666, consigue el mando de su propio barco y pronto organiza operaciones de varios barcos piratas que actúan sobre Puerto Príncipe y Portobello. El saqueo de Portobello fue particularmente brutal, cometiéndose a gran escala violaciones, torturas y asesinatos. Los planes de Morgan se coordinaban con el gobernador de Jamaica, a quien correspondía naturalmente una parte del botín, al igual que al rey Carlos II de Inglaterra.

Morgan intentó tomar Portobello (1668) al mando de nueve bajeles; el castillo de Santiago, una de las fortalezas de la plaza fuerte, cayó, pero para tomar la fortaleza de San Jerónimo tuvo que recurrir a medios menos militares. Sacó de los conventos a los curas y monjas, utilizándolos como escudos humanos; pudo tomar el fortín y señorear la villa y su puerto durante unos días. Saqueos, incendios, violaciones y pillajes se cometieron de forma indiscriminada. Finalmente, pidió 150.000 pesos para abandonar la plaza.



En 1669, se introdujo con 400 hombres en el lago Maracaibo, a bordo de pequeñas embarcaciones. Los barcos españoles se hicieron a la mar y Morgan se detuvo en el lugar algunas semanas, torturando a los civiles y tratando de obtener rescate a cambio de la entrega de la ciudad. Sólo pudo obtener 5.000 piezas de oro porque el pirata francés, François L'Olonnais tuvo gran éxito saqueando la ciudad tres años antes. Apostados en la salida al Caribe, tres galeones españoles comandados por Don Alonso del Campo, el Magdalena, Luis y La Marquesa. Morgan lanzó un pequeño barco contra el "Magdalena" y varios tripulantes encendieron mechas y se lanzaron al agua; se produjo entonces una explosión de tal magnitud que el "Magdalena" se hundió. El capitán del "Luis", ordenó una torpe maniobra y chocó contra unos bajos. Los piratas se aprestaron a rodear a "La Marquesa", que resultó apresada tras una encarnizada lucha. Luego, Morgan ordenó un asalto frontal a la fortificación española que custodiaba el estrecho. En el primer asalto, perdió a 30 hombres. Luego ordenó que los hombres embarcaran en lanchas y simularan un desembarco fuera de la vista de los españoles, quienes temiendo un ataque desde tierra, cambiaron la orientación de sus cañones y Morgan pudo entonces escapar.

En el año de 1670, España reconoció la posesión de Jamaica por parte de los Ingleses y lo aceptó como un hecho consumado. Esta claudicación animó aún más las ansias del corsario, incitándole a probar suerte en el Golfo de México. Las costas de Yucatán y de Veracruz fueron escenario de múltiples saqueos y pillajes.

Agustín de Bracamonte, gobernador de la plaza de Panamá, pidió un día a Morgan una de las armas con las que se había tomado Portobello. Morgan le envió una pistola con sus respectivas balas y el siguiente mensaje: "Guárdela un año, pasado el cual le prometo que iré a buscarla a Panamá." Por respuesta, Don Agustín de Bracamonte le escribió: "No se tome el trabajo de venir a Panamá, porque aqui no le irá tan bien como en Portobello."

La respuesta del español, que iba acompañada de una sortija, debió de parecerle insolente al corsario, quien decidió solemnemente cumplir su promesa.

A finales del año 1670, Morgan partió para Panamá con 35 barcos y 2.000 piratas ingleses y franceses, lo que suponía un ataque sin precedentes por parte de un pirata. La toma del primer fuerte le costó a Morgan nada menos que 200 muertos y numerosos heridos. El desplazamiento posterior a través de la selva que ordenó, resultó ser demasiado agotador y poco sorpresivo. La ciudad de Panamá estaba defendida por 500 hombres a caballo y 2.000 soldados de a pie, al mando del gobernador Don Guzmán y formados por esclavos y milicianos mal entrenados. Los toros bravos preparados para ayudar en la defensa no resultaron en absoluto efectivos. El desafortunado ataque frontal de los españoles a caballo, fue prontamente disuelto en dos descargas de mosquetes. El fuego declarado por causas desconocidas, convirtió en cenizas las sedas y especias almacenadas. Los asaltantes acamparon durante 28 días, torturando a civiles para encontrar riquezas escondidas y, cuando decidieron marcharse, Panamá quedó reducida a cenizas. Dos años más tarde, hubo que reconstruirla nuevamente tras ser totalmente arrasada. En cambio, el botín para los piratas resultó bastante pobre: 200 piezas por pirata.

Ante la amenazante reacción española, el rey Carlos II de Inglaterra decidió el arresto de Henry Morgan, aunque el gesto conciliador del monarca respondía más bien a una comedia táctica: Morgan fue cómodamente alojado en una cárcel, y de manera temporal, para luego nombrarle oficialmente caballero (título nobiliario de "Sir"), condecorarle y acordarle la nominación de gobernador de la Isla de Jamaica.

El retiro de Sir Henry Morgan



En la última etapa de su vida, Sir Henry Morgan cambió por completo de actividad, dedicándose a cargos más pacíficos y honorables, debido en parte a su nueva condición de caballero, gobernador y terrateniente. Precisamente porque Inglaterra siempre había visto con buenos ojos las actividades del pirata, que entraban de lleno en sus planes políticos, no tuvo incoveniente en encargar a Morgan la gobernación de la Isla de Jamaica. Una vez instalado en su respetuoso cargo, el viejo pirata persiguió tenazmente a todos cuantos se dedicaban a sus mismas actividades de antaño. Nunca más volvió a hacerse a la mar. Hasta su muerte, acaecida el 25 de agosto de 1688, vivió rodeado de lujo y confort en Port-Royal.

4 comentarios:

  1. Pregunta: quien es el autor del retrato de Henry Morgan?

    ResponderEliminar
  2. El retrato grabado de Morgan es de un autor anónimo y no he encontrado fuente alguna que indique el nombre del artista.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Panamá, Panamá, cada vez que escucho ésta palabra de 6 letras evoco en mi mente muchas cosas: historia,aventura, valor,decision,vida, flores, mariposas, calor,mar, arena, montañas, rios, riqueza, peces...Panamá es todo para mí...

    ResponderEliminar
  4. Jajajajaja no esta completa la historia yace enterrado en Dzilan de Bravo Yucatan México por q ayudó a los colonos ingleses a independizarse de Inglaterra una vez eso lo patearon se fue al exilio a Yucatan aya yace enterrado el Instituto de arqueología e historia de México tiene registros

    ResponderEliminar