miércoles, 4 de abril de 2018

ARRIBA Y ABAJO: La Servidumbre de las Casas Señoriales


LA JERARQUÍA DE LA DOMESTICIDAD

En tiempos que ya son, afortunadamente, más bien un recuerdo, en que nobles terratenientes y familias pudientes tenían a su servicio a toda una cohorte de criados, a menudo mal pagados y hacinados en las golfas o en armarios, sin horario fijo, sin pagas extras y sin días de descanso (y por descontado sin vacaciones pagadas), a los que se les exigía una conducta impecable, una lealtad y discreción absoluta, éstos se regían por unas normas tan estrictas como implacables, viviendo y trabajando por y para sus señores.

Se levantaban diariamente antes de que despuntara el alba, para poner en marcha la casa: apertura de contraventanas y cortinas, limpieza y reordenamiento de las estancias señoriales, encendido de fogones y chimeneas, preparación del desayuno para llevarlo a la cama o disponerlo en el comedor, recepción de los pedidos para aprovisionar las despensas, se ejecutaban con la misma precisión que la maquinaria de un reloj o, si me apuran, de un cuartel militar e incluso de un hotel, aunque hay siempre algunas diferencias. Las mañanas eran las más laboriosas para todo el servicio de la casa, y se desayunaba, comía, merendaba o cenaba antes o después de que lo hicieran los señores o la familia a cuyo sueldo estaban. El fin de la jornada acababa siempre dependiendo de los señores, si tenían invitados o no, y cuando éstos se decidían a acostarse, la servidumbre fácilmente se acostaba una o dos horas después de recoger y cerrarlo todo. Con decir que la jornada media era de 14 horas, ya nos podemos hacer a la idea. Quizá la única ventaja de trabajar en una gran casa como sirviente, era que tenías un uniforme, techo, cama y comida caliente sin preocuparse de pagar mensualmente un alquiler en un mugriento y angosto alojamiento de obrero de ciudad, y podían ir acumulando su sueldo para asegurarse una jubilación más o menos decente (menos que más), o para montarse un negocio propio llegado el momento oportuno.



Las mejores ilustraciones sobre cómo vivía y trabajaba la domesticidad de una casa señorial o burguesa, las encontramos en películas como “Lo que queda del día”/ “The Remains of The Day” (1989), “Gosford Park” (2001) o en series televisivas de gran éxito como “Arriba y Abajo”/ ”Upstairs, Downstairs” (1971-1975) y la más reciente “Downton Abbey” (2010-2015), curiosamente todas británicas. En ellas se abordan tanto la vida de los señores (los de arriba) como la de sus criados (los de abajo) a finales de la Era Victoriana y principios del siglo XX, con acentos nostálgicos. Otra película recomendable, aunque centrada en la segunda mitad del siglo XVIII, es la de “La locura del rey Jorge” / “The Madness of King George”, que nos muestra a la domesticidad de la casa real británica y sus duras condiciones de vida, vaciando orinales y durmiendo unos encima de otros en armarios empotrados.  
El rey de Francia, por ejemplo, siempre dormía con uno o dos de sus “garçons bleus”* instalados al pie de su cama, a ras de suelo, con la única comodidad de un cojín para descansar la cabeza. Y éstos mismos se encargaban de encender la chimenea de la alcoba antes de que el monarca abriera los ojos. Luego, sigilosamente, y tras abrir cortinas y contraventanas, se acercaba uno al oído del rey y le susurraba suavemente: “Sire, es la hora.”



Otro tema sería abordar la domesticidad en tiempos del Imperio Romano, en que los criados eran esclavos y tratados como una casta de   subhumanos que llegaban incluso a ser juguetes sexuales de sus retorcidos domini, como en la serie televisiva de “Spartacus” (2010-2013), y cuyas existencias no tenían valor alguno, si no fuera por el puñado de denarios** que habían pagado para comprarlos en el mercado.



El número de criados dependía obviamente de la importancia de la casa en la que se les empleaba. Cuanto más grande era, más imponente se esperaba que fuera. En ciertos casos, el número llegaba a ser exagerado y no respondía a otro motivo que el de pretender  impresionar a terceros, y esos casos se encontraban habitualmente en las sonadas embajadas extraordinarias de aristócratas con ínfulas de gran señor en cortes extranjeras. Solo hay que fijarse en las pinturas que conmemoran ese tipo de misiones diplomáticas en los siglos XVII-XVIII, que respondían a la necesidad de impresionar al monarca de turno y a sus súbditos, obviamente, como muestra de la riqueza y magnificencia del soberano o del país que representaba. Que sus conciudadanos malvivieran en la miseria más absoluta, era totalmente irrelevante. Una cosa importante a tener en cuenta: durante el antiguo régimen, el embajador costeaba de su bolsillo sus gastos e incluso se veía a menudo forzado a endeudarse, por lo que era habitual que éstos enviasen cartas pidiendo, al ministro de turno, que le hicieran llegar fondos o reclamando una compensación. Cuando la cosa se ponía fea, financieramente hablando, reclamaban ser relevados y que se les permitiera regresar a casa.



Hoy en día, los jefes de Estado perpetúan esa política de impresionar al contrario desplegando sus misiles con cabezas nucleares, o con desfiles militares tan estrafalarios como dispendiosos. Los ejemplos los encontramos sobretodo en los días de las fuerzas armadas, claramente inspiradas en la antigua Unión Soviética, en la República Popular China o en su homóloga norcoreana. Lo que nos deja claro que, recordando el famoso refrán del “dime de qué presumes”, toda magnificencia artificial esconde una miseria equivalente.

Volviendo al tema de la domesticidad de una casa señorial, existía en ella una clara jerarquización, reflejo de la sociedad de entonces, dirigido como si se tratara de un ejército, donde los rangos y sus roles eran claros y rigurosamente seguidos al pie de la letra. La servidumbre era dirigida por el mayordomo, máxima autoridad de la casa después del señor/señora, quien le dictaba las normas de conducta del personal y lo que esperaba de él en todo momento. El mayordomo, aparte de llevar al equipo masculino que estaba a su mando, conformado por ayudantes de cámara y lacayos, se ocupaba de repartir las tareas diarias asistido y secundado por el ama de llaves, su alter ego femenino (aunque por debajo de él), bajo cuya autoridad se encontraban sobretodo las doncellas encargadas de la limpieza general o de asistir a la señora en la intimidad de sus habitaciones. Por debajo del ama de llaves estaba la cocinera, jefa de su departamento pero dependiente de las directrices de la primera, auxiliada por aprendices y ayudantes de cocina, todas ellas muy jóvenes. Claro está, en tiempos de carrozas y caballos, se disponía de un cochero, secundado por lacayos, que subían a la parte trasera del carruaje, y por palafreneros, encargados éstos del cuidado de las monturas y de sus cuadras. Con la llegada del automóvil y su progresiva generalización, en los albores del siglo XX, el cochero fue reemplazado por un chófer que, además, debía ser un entendido en mecánica para que el vehículo tuviera un óptimo mantenimiento. En ciertas casas, se llegó incluso a tener a disposición varios vehículos, cuyos usos dependían del momento.

No hemos de olvidarnos de los jardineros, sumamente importantes para una finca dotada de jardines. No era extraño que su número alcanzara la docena para ocuparse de los parterres, de las flores, de la poda de los árboles exóticos, de los frutales y de la huerta (que aprovisionaban la cocina en frutas y verduras) o del jardín de invierno, dónde se resguardaban de las heladas invernales a los preciados naranjos enmacetados.

Y por último estaban los guardas, que ocupaban los pabellones de la entrada principal de la finca, y que se encargaban de disuadir a los intrusos, como los ladrones y los cazadores furtivos, con sus rondas diurnas y nocturnas, escopeta al hombro. También se encargaban de la perrera, y asistían al señor cuando salía de caza.



Para que nos hagamos una idea del número de empleados que podía tener una casa señorial, podemos tomar como ejemplo el castillo de Highclere, donde se rodó la serie “Downton Abbey”, y casa solariega de los condes de Carnarvon desde 1679. 
En tiempos del quinto conde, famoso patrocinador del célebre Howard Carter, y en plena Era Eduardiana (1901-1910), Highclere contaba con una sesentena de empleados repartidos dentro del castillo y fuera, en sus dependencias o alrededores. Todo hay que decirlo: si Lord Carnarvon, cubierto de deudas, no se hubiese casado con Almina Victoria Maria Alexandra Wombwell en 1895, que aportaba una más que suculenta dote (500.000,00 libras Esterlinas) y el pago de todas sus deudas por parte de su “suegro”, el banquero y barón Alfred Rothschild, nunca hubiera podido mantener ese tren de vida. Es más, se habría visto forzado en vender Highclere Castle y sus más de cuatrocientas hectáreas para, al menos, salvar las apariencias y vivir con un tren de vida más acorde con sus posibilidades. De ahí que muchos aristócratas europeos con conocidos títulos se lanzasen a la caza de las ricas herederas norteamericanas: para salvar su modo de vida y evitar la dispersión de sus bienes. Otros contemporáneos, no tuvieron la suerte de dar con una hija de la alta burguesía y tuvieron que soltar lastre.



Los rangos y sueldos de la servidumbre de más a menos:

Mayordomo: es el encargado de la organización y óptimo funcionamiento del servicio de la casa y de la administración de los gastos, con autoridad sobre todos los demás criados. También es el que dirige el servicio de la mesa, supervisándola antes y durante, y de servir los vinos, teniendo a su cargo la gestión de la bodega y la guarda de la plata, amén de su mantenimiento y limpieza diaria, que suele delegar en los lacayos. En inglés, el equivalente es “Butler” y en francés “majordome”. Su sueldo era entonces de 40 a 60 libras anuales ($4,300 - $6,400).

Ama de llaves: es la persona que dirige el servicio femenino compuesto por las primeras doncellas y las doncellas ordinarias (equipo de limpieza general), supervisa también el buen funcionamiento de la cocina y de su personal, administra los gastos y gestiona lo que atañe a la despensa y su aprovisionamiento, de la que tiene las llaves (como el mayordomo las tiene de la bodega y del armario del servicio de plata), así como de los armarios roperos y de las habitaciones de la casa, de ahí su nombre. En la cadena de mando, ella es la segunda autoridad después del mayordomo, y es la intermediaria entre la señora de la casa y la cocinera jefe. Su sueldo rondaba las 5 o 10 libras por debajo del de mayordomo ($3,700 - $5,400 anuales).

Cocinera: estaba al mando del equipo de cocinas y la responsable de la preparación de las comidas de la familia de la casa y de los banquetes que se pudieran dar. Su ayudante de cocina (aprendiz) se encargaba de preparar las comidas de la servidumbre. Una cocinera de una casa modesta solía tener un salario de 30 libras anuales ($3,200), mientras que un renombrado “chef” contratado por la familia real percibía unas 300 libras anuales ($32,000).

Primer Ayudante de Cámara: es el encargado de vestir y desvestir al señor, se encarga de su guardarropía y complementos, del mantenimiento de éstos, de preparar sus maletas en caso de viaje y de servirle en lo que se le requiera, incluso acompañarle en sus desplazamientos. Es lo que hoy día conocemos como “asistente personal”. En inglés como en francés, se le denomina “1st. Valet” o “Premier Valet de Chambre”. Es el sirviente masculino mejor pagado después del mayordomo y se le considera como el más privilegiado, por su contacto constante con el señor. Su salario iba de las 20 a 30 libras anuales ($2,100 - $3,200).

Primera Doncella: suele ser la más veterana del equipo de doncellas, encargada de asistir a la señora de la casa o a sus hijas, teniendo el mismo papel que el Primer Ayuda de Cámara. Bajo su responsabilidad recae el cuidado del joyero, de la guardarropía y complementos de su señora. Su sueldo bailaba entre las 20 o 30 libras anuales ($2,100 - $3,200). En inglés es la “Personal Maid”, en francés “Première Femme de Chambre”.

Ayuda de Cámara: es el que asiste al Primer Ayudante de Cámara y le secunda en sus quehaceres. En inglés como en francés correspondería al “Valet”. Su salario rondaba obviamente las 25 libras anuales.

Primer Lacayo: es el primer sirviente encargado de secundar al mayordomo en sus quehaceres y en transmitir, en ocasiones, las órdenes de éste a los que están por debajo de él, a los que también supervisa. Suele ser el más veterano de los lacayos de la casa, el más alto y el más presentable, físicamente hablando. En inglés correspondería al “1st. Footman” o al “Premier Valet de Pied” en francés. Su uniforme es la llamada “librea”, que suele estar confeccionada con los colores heráldicos de su señor, con botones de latón dorado grabados en relieve a las armas de la casa, y pasamanería bordada con coronas y escudos heráldicos. El salario era de 30 libras anuales ($3,200), y solía recibir gratificaciones anuales de 5 a 15 libras extras ($500 - $1,500) si al desempeñar sus tareas satisfacía a los señores.

Lacayo: sirviente ordinario encargado de servir en la mesa, poner y quitarla, equiparable a un aprendiz de camarero de hoy en día. Pero también se ocupa de asistir a los invitados y a los anfitriones de la casa, siguiendo las indicaciones del mayordomo. Por las mañanas, ayudan a las doncellas que suben a limpiar, a desplazar muebles y reordenarlos después de la limpieza, abren y cierran puertas y ventanas, cargan con los baúles y maletas, se ocupan de limpiar el calzado y la plata. Son los “Footmen” o “Lackey” ingleses o “Laquais” y “Valets de Pied” franceses. Revisten la librea de su señor y llevan guantes blancos. El salario de lacayo era de 20 libras ($2,100) anuales.

Doncella: básicamente se encarga de la limpieza diaria y del mantenimiento de la casa, de hacer y cambiar las camas, limpiar y ordenar las habitaciones. Suelen ser jovencitas de pueblo de hogares humildes, solteras y sin compromiso. Su uniforme consiste sobretodo en llevar delantales y cofias blancas, con un vestido largo, oscuro y sobrio. Su salario era el mismo que un lacayo, 20 libras anuales.

Niñera: era la responsable de los cuidados de los bebés y niños de la casa. Por norma, percibía un salario de 10-15 libras anuales ($1,100 - $1,600), dependiendo de la edad y de sus capacidades. En inglés se les llama “Nurse”, palabra también usada para designar a una enfermera.

Aprendiz de Cocina: se encargaba de preparar las comidas para el personal y, de paso, recibía una sólida formación de la cocinera para ser un día su sustituta. El salario era de 15 libras anuales. En inglés es “Under Cook”.

Moza de Cocina: asistían a la cocinera y a su aprendiz en la confección de los menús establecidos. El salario era de 15 libras anuales. En inglés se les llaman “Kitchen Maid”.

Lavaplatos: lo dice el nombre. Se encargaban de lavar los platos, cubiertos, utensilios de cocina, cazuelas y ollas, entre otras cosas. Su salario era de 13 libras ($1,300) anuales. En inglés se les denomina “Scullery Maids”.

Lavanderas: al cargo de lavar y planchar toda la ropa de la casa. Las “Laundry Maids” cobraban lo mismo que una lavaplatos.

Paje: chico joven pre-adolescente, de entre 10 y 16 años, procedente de familia noble o hidalga, empleado temporalmente para formarse en la asistencia y servicio a los reyes y príncipes dentro y fuera de palacio. En las cortes europeas era costumbre que las familias nobles enviasen a sus retoños a servir como pajes del rey, de la reina o del príncipe heredero o de otro miembro de la familia real, más que nada para que fueran “pulidos” y aprendieran a obedecer.  Servían de acompañantes, asistentes, recaderos, incluso para atender en la mesa o en limpiar las armas de su señor y engrasar sus botas de montar. No era común que hubiesen pajes en casas señoriales, a menos que se tratasen de casas principescas o de muy alta posición e importancia social. En las casas señoriales, los chicos de esa edad eran aprendices de lacayo y procedían de casas humildes sin medios para darles una educación. En inglés se les conoce como “Page Boy”, “Tea Boy” o “Room Boy” y “Page” en francés. El sueldo era de 8 a 16 libras anuales ($860 -  $1,700), dependiendo de la edad, altura, apariencia y habilidad.

Primer Palafrenero: era el responsable de los establos o cuadras de la casa, y bajo su mando se encontraban los palafreneros y los chicos de los establos. El “Head Groom” o “Stable Master” percibía entre 30 y 50 libras anuales ($3,100 - $5,300).

Palafrenero: estaba al cuidado de los caballos y del mantenimiento de los complementos, como las sillas de montar, etc. Llamado “Groom” en inglés. El salario era de 15 libras.

Mozo de Cuadras: encargado de la limpieza de las cuadras y de aprovisionar a los caballos con forraje. El “Stable Boy” percibía entre 6 y 12 libras anuales ($640 - $1,300). Empezaban a trabajar a los 10 años.

Jardinero Jefe: dirigía el equipo de jardineros dependiendo de lo extensos que podían ser los jardines y huertos. Su salario era de 120 libras anuales ($12,800) como mucho. Los que trabajaban a sus órdenes percibían entre 8 y 16 libras ($850 - $1,700).

Guardabosques: controlaba la populación de las aves de caza de la finca, como los faisanes, o del venado, y vigilaba los límites de ésta. Su salario era de entre 30 y 50 libras ($3,100 - $5,400) anuales.



(*)_Los “garçons bleus” (chicos azules) del rey de Francia se llamaban así por el color de su librea, en la que predominaba el “bleu de France”, el azul de Francia, bordada con pasamanería de hilo de oro y plata. (Ilustración superior).

(**)_En la antigua Roma, según Catón, el coste medio de un esclavo de entre 20-30 años, ascendía a 1.500 denarios de plata (se cree que serían el equivalente a unos 120.000 Euros de hoy, suponiendo que 1 denario equivaldría a unos 80€). El precio aumentó a lo largo del siglo II a.C. hasta llegar a los 24.000 sestercios.

jueves, 30 de noviembre de 2017

ACTUALIDAD: Republicanos vs. Constitucionalistas

LA REPÚBLICA CATALANA vs. 
LOS PARTIDOS CONSTITUCIONALISTAS
O SUS FALACIAS DE SIEMPRE

"Manual de Campaña"

Va quedando atrás el momento psicológicamente más difícil de los últimos meses. Semanas donde la república no se ha visto y lo único importante que pasaba era el tiempo en casa de los ausentes. Pero llega la campaña y la cita clave del 21D subirá el ánimo. Va largo, disculpen.

Aquí dejo este MANUAL DE CAMPAÑA de andar por casa, guía para debates, para convencer indecisos, abstencionistas y otras hierbas. Para el cuerpo a cuerpo en el curro, el aula, el bar...para ese cuñado del Espanyol. Cositas que conviene saber y decir.

Como declaración de principios convendrá dejar caer, mejor solo una vez pues lo importante siempre es el futuro, que las elecciones son ilegítimas, más aún con candidatos en la cárcel y en el exilio. Se aceptan solo como la manera de medir fuerzas de una vez por todas.

En los debates toca elevar el nivel de agresividad dialéctica. Si se mantiene un tono amable y sonriente se asume como normal lo que están haciendo. Para ello convendrá elegir las personas que den el perfil. Los españolistas usan la violencia con fines políticos. Que se note.

Además, no es coyuntural. El proyecto españolista siempre necesitará de la violencia para llevarse a cabo porque lo que hace es imponer. El proyecto independentista sin embargo es pacífico, no necesita agredir o violentar a nadie. Catalunya solo necesita que le dejen en paz.

No es grave el #mediaStorm, ya lo vivimos los vascos y la gente no traga tan fácil. A) Lo hacen mal: burdo, abusan. B) En estos tiempos tiende a rechazarse lo que viene del poder, de la oficialidad. C) Cuando se oye la voz del otro lado suena contundente, enorme. Y se oirá.

Siempre repiten que el problema no es el independentismo sino utilizar vías ilegales para conseguirlo. Sostienen que hay vías legales que son las que deberían usarse. Esto es una patraña monumental y cada vez que la suelten alguien debería contestar:

La vía legal solo sería posible tras la reforma, entre otros, del artículo 2 de la constitución del 78, ese que dice lo de la patria común indivisible e indisoluble.

Ese artículo 2 (a diferencia de otros como el famoso 135 que se reformó en una noche de verano) solo puede reformarse con los requerimientos explicitados en el artículo 168 de la misma constitución, ya que pertenece al "Título Preliminar”.

Se exige: 2/3 del congreso y senado, y tras disolverse las cortes, otra vez 2/3 de ambas cámaras. Por último, referéndum en “toda España”. Todo esto ya es de por sí muy difícil (1/3 de votantes tendría 2 oportunidades para vetar cualquier reforma) pero no acaba aquí la cosa.

El senado español no es una institución democrática. El método de elección de senadores es una trampa como una catedral. Se eligen 4 por provincia sin importar población (2 Ceuta y Melilla y 3 ó 1 las islas). Se añaden 58 designados por las autonomías.

Esto favorece descaradamente a las provincias de poca población como la mayoría de castellanas. 2 datos: el PP con el 30% del voto emitido tiene el 62,5% del Senado. A Catalunya le corresponde 1 senador por cada 470.000 habitantes. Al “resto de España” 1 por cada 203.000.

O sea, conseguir senadores es muy barato para los partidos bien implantados en Castilla y provincias poco pobladas y para vetar la reforma de la constitución solo haría falta un tercio del Senado y tendrían 2 opciones.

Con la composición actual del Congreso español, ni siquiera sumando PP+PSOE podrían ni comenzar a dar el primer paso del proceso de reforma vía 168. Para un partido o incluso todos los partidos de una autonomía juntos, el objetivo es materialmente imposible.

Incluso un PP débil y aislado vetaría en el senado cualquier reforma que no le gustara. Y si no fuera el PP sería cualquier otro partido o partidos de la derecha. Por tanto esa vía está cerrada en la práctica. Ni se ha usado nunca ni se usará.

Por todo lo expuesto, se puede afirmar sin temor a equivocarse que la constitución española (en sus artículos fundamentales) es la más difícil de reformar del mundo. Todo quedó atado y bien atado.



Decir que no se utilicen vías ilegales porque existen ESAS vías legales es un insulto a la inteligencia, una ofensa. Y lo peor es que lo dicen una y otra vez y nadie les contesta desde el otro lado. Por no llorar, vamos a poner un chistecito:

Situemos la escena en la 2ª guerra mundial: cárcel alemana, tan ordenados ellos, tan legales y tan estrictos. Recuento matutino, faltan 5 presos, Achtung! Informan al Kommandant, monta en cólera: --¡¡Cómo es posible que se hayan escapado!! Por la gloria de meine Mutter.
--No nos lo explicamos, estimado Kommandant, hay solo 3 salidas: una con valla electrificada y lago, otra vigilada por 15 guardas con perros y en la otra hay una señal clarísima de “Prohibido el paso”.

La cárcel alemana es el régimen del 78, cárcel de naciones. Cárcel legal, algo fascista en origen, los militares franquistas impusieron los artículos 2 y 8 (está documentado), Franco puso al rey, toda la gente del sistema siguió en sus puestos…pero vaya, todo legal.

Y ahora se preguntan que por qué los catalanes eligen la vía ilegal cuando claramente se ve el letrero de “Prohibido el paso”. ¿Pero es que acaso hay otra vía? La supuesta vía legal ¡¡solo sirve para que algunos puedan decir que hay una vía legal!!

Dirán que la constitución fue votada por una amplia mayoría de catalanes. Pero ¿por qué es tan importante y definitivo lo que votaron los catalanes de 1978 y no cuenta para nada lo que quieren los catalanes de hoy en día?. Los muertos no deben gobernar a los vivos.



Dirán que se votó incluso ese método de reforma imposible, pero ¿no es cierto que lo que la inmensa mayoría votaba en realidad era pasar de la dictadura a la democracia y recuperar la Generalitat sin atender a la “letra pequeña” escondida?

En un siglo en el que las claúsulas que se consideran abusivas se anulan por muy firmadas que estén, ¿qué legitimidad tiene el régimen del 78 para ofrecer como única vía legal a la independencia un método de reforma que nunca ha servido ni sirve ni servirá para reformar nada?

En cualquier caso menciono todo esto solo para desestructurar el falaz discurso españolista. Porque la constitución tampoco es que sea quién para evitar una separación, es la comunidad internacional la que acaba decidiendo.

No hay reconocimientos de momento porque los Estados se ayudan entre ellos (con el dinero de todos, incluidos los independentistas) y porque todo el mundo espera al resultado del 21D. Si se gana bien, ya no podrán pararlo.

El objetivo mínimo es ganar en votos y escaños, pasar del 50% sería ya un éxito y cuanto más % mejor. Si hay más votos indepes que todos los demás juntos, españolistas, ecologistas, colaus y demás, ya será inapelable. Más aún si se acompaña con movilización bien planificada.

Todas las encuestas que vengan de medios españolistas les favorecerán. Todas. El enemigo ha decidido hacer vaticinios optimistas porque, cuando les salga mal, tienen la carta de decir que estas eran una elecciones muy difíciles de pronosticar.

Así suben la moral de su tropa, intentan bajar la del enemigo y generan la sensación de que cada voto españolista es clave, cuando lo probable es que no valga para nada. Evidentemente, más dura será la caída. El 21 por la noche puede ser glorioso.

Por nuestra parte no es momento de especular con encuestas y elucubraciones. El partido se está jugando y lo que hay que hacer es conseguir votos, convencer. ¿Alguien se imagina a Messi vaticinando el resultado final en pleno partido? ¡No! 100% concentrado en meter goles.

Gol es tener un relato coherente. Votar indepe es votar democracia, derechos humanos, ilusión por lo que se va a construir. Votar depe es votar depre, cárcel, exilio, 155, alargamiento del conflicto. La solución más fácil al problema será respetar el resultado de las urnas.

Dirán una y otra vez que hay que acabar con “el procés” y eso solo se conseguirá votándoles a ellos. Por favor no nos lleven a pantallas pasadas, a barcos anclados, a la Cataluña autonómica cautiva que es la que nos ha traído hasta aquí. Hay que progresar, mirar al futuro.

Avanzar hacia una sociedad mejor donde los catalanes elijan libremente cómo quieren vivir. No existe ya "el procés", terminó el 27-O con la declaración de la República, ahora se trata de hacerla efectiva, de implementarla, de legislar entre todos sin injerencias externas.

Para eso hace falta mayoría indepe. Legislar para la república no será tan diferente a hacerlo siendo autonomía española. La diferencia principal será que nadie tumbará las leyes, no habrá un gobierno español y 12 señores del TC diciendo siempre qué se puede hacer y qué no.

No hay por qué cambiar ni ideología (por supuesto) ni estrategia por la amenaza de un nuevo 155. No sería nada fácil para ellos. No pueden ordenar sucesivas elecciones (que seguramente fue Europa quien convocó) ni gobernar sin el Parlament recién elegido. Es que no podrían.

En cualquier caso es su problema. ¿Os acordáis de qué se dice siempre tras un atentado terrorista? Que lo mejor es hacer vida normal, que si no ganan ellos. Pues exactamente lo mismo aquí. Vida normal, política normal, ignorando la amenaza de la violencia. Si no, ganan ellos.

El debate bilateral/unilateral aburre. Es muy simple. Se preferiría una separación acordada, ordenada. Si la otra parte no quiere, habrá que hacerla en solitario. Con toda legitimidad, pues las separaciones las decide quien se quiere separar. No hay más tu tía.

Otro mantra españolista dice que ningún país permite desgajar una parte de su territorio por las buenas, pero esto es MENTIRA. Lo vimos en UK, Canadá, Chequia-Eslovaquia. Es posible afrontar una secesión de otra manera, basta con no ser un psicópata de la unidad de la patria.

Si en algún debate nos dicen que una decisión tan trascendente debería tomarse por mayoría cualificada (55 o 60%) podemos estar de acuerdo siempre y cuando se aplique también a la inversa: quedarse en España requeriría de la misma mayoría.

Si nadie la consiguiera, para evitar un eterno “empate" se repetiría la votación estrechando el % (60%-55%-50.01%). O bien sumando la anterior ventaja (p.e.= 55% 2 veces=60%). Métodos justos y SIMÉTRICOS. Quien defienda la mayoría cualificada debería aceptar si es demócrata.

Si nos dicen que los separatistas jugamos con ventaja porque si perdemos se repite la votación, la respuesta es que se podría acordar que no se repitiera por ejemplo en 15 años. También, que si hubiera deseos mayoritarios de reunificación, se haría (como en Alemania).

Lo que está en juego básicamente es si los catalanes prefieren gobernarse a sí mismos y gestionar sus propios recursos o que les controlen y recauden desde Madrid decidiendo todo lo importante allí. Esto lo entiende cualquiera.

Siguen unas cuántas sugerencias para dar caña a los partidos españolistas.



En cuanto al PSC-PSOE vamos a empezar por llamar a las cosas por su nombre: son PSOE no PSC. Porque todos sabemos que las decisiones importantes las toma el PSOE por mucho que se esfuercen en disimular. Como mucho podemos decir “sucursal catalana del PSOE”. PSC no lo merecen.

Meteremos al PSOE siempre en el bloque de la derecha junto a PP, C’s, Vox y Falange. Porque defienden lo mismo: la unidad IMPUESTA de España, el 155. Porque votarían juntos a President si ganaran (que no ganarán). Porque siempre se manifiestan juntos. Porque nos da la gana.

Por ser justos, PSOE sería (algo) diferente a Falange en unas elecciones donde lo importante fueran los derechos LGTB y algún que otro asunto más. Pero en éstas lo que se juega sobre todo es República o unidad impuesta de España y en eso son tristemente lo mismo.



RAE, Fascismo, 3ª acepción: “Actitud antidemocrática y autoritaria que socialmente se considera relacionada con el fascismo”. Si estamos de acuerdo en que el 155 es antidemocrático y autoritario (ya sin hablar del GAL, torturas, etc.) la conclusión es que el PSOE es fascista.

Más que atacarles por la mezcla de variopintos personajes que han llegado al PSOE-Sucursal-Catalana conviene poner el foco en todos los que se han ido, rompiendo el carnet por dignidad y por no dar por buenos el 155 y la represión.

Sin ser tonto, Iceta es un vendedor de peines profesional, pura verborrea. Se vio claro en la entrevista de Ana Pastor del pasado domingo cuando hizo piruetas en colores para justificar que no hace mucho defendía el “derecho a decidir”.

Se les puede preguntar si la deuda de Unió la va a asumir el PSOE o les va a rescatar el gobierno amigo del PP. Cuando hablen de si votarán a Arrimadas o no o depende, lo más fácil es decirles que no importa lo que digan, que ya no tienen credibilidad. (“Líbranos de Rajoy…”)

El PSOE-Sucursal-Catalana hará en todo momento, por órdenes de Madrid cuando no por convencimiento propio, lo que sea bueno para España y luego si acaso pensarán en si es bueno para los catalanes. Es lo que tiene ser sucursal.



Caña para Ciudadanos. Arrimadas es un lorito, repite consignas, como todos ellos. Tiene memoria y labia, pero no creatividad, ingenio ni capacidad lógica. Se le puede dejar en evidencia en un debate llevándole hacia terrenos donde tenga que improvisar.

Uno de los eslóganes de esta gente es “mejor juntos”. Hasta ahí, respetable opinión, pero ellos OBLIGAN a vivir juntos con España y eso ya no es respetable. No es ya una opinión, es imposición. Es ultraderecha, la prueba la tenemos en todas sus manifestaciones.

También les encanta acusar a los demás de hablar en nombre de toda Catalunya, enseguida alegan que ellos también son catalanes etc. Lo ponen a huevo para contestar que mira quién habló llamándose “Ciudadanos”. Coño, ¿es que los demás no lo somos?

En los debates se les puede acusar de ser como Falange y pedirles que digan en qué se diferencian ideológicamente. Si responden con evasivas ratifican la acusación y pierden voto centrista, si dan muchas diferencias pierden voto fascista que irá a Vox etc. Objetivo cumplido.

Se les puede acusar también de ser lo mismo que el PP, solo que aún no les ha dado tiempo de robar tanto. ¿De dónde proceden los cargos de Ciudadanos? Pues con eso está todo dicho. Está muy bien este hilo sobre sus cositas mucho más abajo.



Caña a los comunes/podem o como se llamen. Conste que si yo fuera albaceteño no andaría lejos mi voto, pero a) no soy albaceteño y b) tienen la mala suerte de que en estas elecciones hay un tema capital y es justo el más incómodo para ellos.

Y es que su plan para Catalunya simplemente no es creíble. Consiste en cambiar primero las cosas en España (ya que pasa el Pisuerga por Valladolid) y así poder luego celebrar un referéndum acordado vía artículo 92 de la sacrosanta. Convenciendo al PSOE.

Todos sabemos que mucho tiene que llover en Albacete para que el PSOE acepte organizar algo parecido a un referéndum de autodeterminación. ¿10 años lloviendo? ¿25? ¿50? Probablemente ni por esas. Pero es que encima no sería suficiente.

El artículo 92 dice que el referéndum sería “consultivo” (punto 1) y, pequeño detalle que nunca mencionan, que lo convocaría el tal "Rey" (punto 2). O sea que además de convencer al PSOE y no tener efectos jurídicos, tendría que estar de acuerdo también su majestad Felipe VI.

Claro, si la votación no fuera a servir para nada seguramente ÉL daría el visto bueno (para qué discutir), pero ¿alguien puede creer que si verdaderamente fuera a tener efectos, “el Rey” iba a colaborar? Ya vimos el 3 de octubre de qué pie cojea. Lose lose situation.

Por tanto estamos otra vez ante una ruta absolutamente imposible, cerrada. Propuesta inútil, humo, palabrería para incautos. Y lo saben, pero debe de ser que no se les ocurre nada mejor.

La clave está en exigir a @catencomu algo muy simple y a la vez muy importante: que sean demócratas y respeten la decisión tomada (espero ratificada el 21D) por los catalanes. ¿Si hay mayoría absoluta independentista lo respetaréis y os pondréis a trabajar por la República?



Al PP no hace falta meterle caña. Con todo lo que han robado, mentido, aporreado y encarcelado, se la meten ellos solos doblada. Hace tiempo que el PP eligió ganar votos en España a cambio de perderlos en Catalunya. Hágase su voluntad.

Lo único que nos interesa del PP es que devuelva lo robado, pida perdón por todo el sufrimiento que ha generado en su obsesión por imponer España, que diga quién dio la orden de cargar el 1-O y que colabore con la policía para encontrar a M. Rajoy.

Acabando este manual de campaña, solo un par de cositas rápidas. Hay que atacar los caladeros de voto españolista, en general perfectamente identificables. Casetas informativas, protagonismo de mensajes en castellano, actos lúdicos, lo que haga falta.

Hay por ahí mucho más indeciso de lo que pueda parecer. Gente maja que por sus canales naturales recibe otro mensaje. Muchos apolíticos. Convencibles. Hay que salir de la zona de confort y ganarlos, sabemos que es una causa justa. Cada uno en su entorno, a tope.
Al que más o menos le haya gustado este rollazo, si pica “like” que sepa que asume el compromiso moral de convencer al menos a 2 indecisos a su alrededor (1 españolista puntúa doble). Movilización máxima y a ganar la República.

Por Zai Zoi Bele / @zaizoibele

Hilo desmontando a Ciudadanos: Las cosas que te esconden y no quieren sepas:

CIUDADANOS / C’s



Ciudadanos es un partido con unos inicios fiscales algo turbios. Ocultó de manera intencionada y reiterada información a los tribunales y durante unos años burló el control público.

En su ideario, se definen como “centro-izquierda”, aunque avalan manifestaciones de ultraderecha y se les puede ver manifestándose con grupos como la Falange.

Con el Franquismo también tienen hechos curiosos: Se negaron a quitar la medalla de oro a Franco en Calatayud y en 2013 abandonaron el Parlament en una votación de condena al franquismo.

¿Qué opina C’s sobre la Libertad de expresión? Pues se abstuvieron a la derogación de la Ley Mordaza del PP y en 2015 insinuaron prohibir legalmente las manifestaciones independentistas.

Analicemos ahora que medidas propone C’s: Para empezar, recordemos que el coautor de su de su programa, Luis Garicano, procede de FEDEA, el Lobby de las grandes empresas del IBEX. Que solo busca el beneficio económico de sus miembros.

C’s apoya los tratados del TTIP y CETA. Tratado hecho por y para multinacionales que les permitirá crear precariedad laboral y llevar a los gobiernos a los tribunales si tienen pérdidas económicas.

A nivel de impuestos: Ciudadanos propone subir el IVA, sobretodo el de los alimentos, y votó en contra de subir impuestos a los Bancos. Recordemos sus vínculos con el Lobby del IBEX, el cual incluye los grandes bancos.

Este mismo año, junto al PP, han bloqueado el debate del impuesto del sol, oponiéndose así a la autosuficiencia energética. Favoreciendo a las eléctricas como Iberdrola, miembro también del Lobby FEDEA.

Pasemos a sanidad: La Asociación Internacional “Médicos del Mundo”, dio la peor nota en programa sanitario de todo el arco político español a Ciudadanos.

Ciudadanos quiere incentivar todo lo privado, mediante créditos a las escuelas privadas y desgravaciones fiscales a los seguros privados de salud.

Otra medida del partido naranja son copagos en sanidad y educación.

¿Cómo ayudara C’s al trabajador? Pues proponen su famoso contrato único. Una medida que básicamente permite al empresario despedir al trabajador e indemnizarle con 0 euros si lo despide antes de 2 años.

A nivel fiscal, Ciudadanos propone medida muy parecidas a las FAES. O básicamente iguales, ya que el autor es el mismo que el de la fundación de Aznar, José Félix Sanz.

¿Son PP y C’s lo mismo? A nivel estadístico, podemos afirmar en el 82% de las veces votan lo mismo en el Parlamento Europeo y que el partido naranja ha ayudado al PP a conseguir 17 alcaldías de capitales de provincias.

Junto al PP, también vota en contra de planes contra la homofobia, de que los fondos buitre devuelvan los pisos de Iviam o de vetar el índice del IRPH. Un índice manipulable que estafó a más de 1.300.000 de familias. Recuerdo, todo junto al PP.

Por sus filas, han pasado desde admiradores de Hitler, a xenófobos o falangistas. Aunque la mayoría ya no pertenecen a su partido, lo han representado en algún momento.

Y para finalizar, en temas de Corrupción tampoco se quedan cortos. He aquí algunos de sus casos de corrupción.



Hasta aquí el hilo. En conclusión, espero que esto llegue a votantes de C’s que creen que en ellos encontrarán la solución a problemas. Espero que entiendan que este es un partido que solo beneficia a las grandes empresas y empresarios y actúa exactamente igual que el PP. Gracias.


Por Joan Mangues / @jmangues