lunes, 12 de mayo de 2014

CLAGNY: La residencia de la Marquesa de Montespan


EL CASTILLO DE CLAGNY
 
El Castillo de Clagny, cuyos planos fueron dibujados por el arquitecto Jules Hardouin-Mansart para la favorita de Luis XIV, la Marquesa de Montespan, estaba situado al Noreste del Palacio de Versailles. Su construcción iniciada en 1674, terminó en 1680. Clagny fue un regalo de despedida del rey a su amante caída en desgracia tras el sórdido "Caso de los Venenos", y la repentina e inexplicable muerte de la Duquesa de Fontanges, su sucesora supuestamente envenenada. Años antes de su muerte, acaecida en 1707 mientras estaba haciendo una cura termal en la estación balnearia de Bourbon-L'Archambault, la Marquesa de Montespan cedió, reservándose el usufructo, la propiedad del Castillo de Clagny a su hijo Luis-Augusto de Borbón, Duque du Maine, como regalo de boda al contraer éste matrimonio con una nieta del Príncipe de Condé.

 
Retrato de la Marquesa de Montespan recostada en un diván, en la Gran Galería de su Castillo de Clagny. / Abajo, recreación en 3D del Castillo de Clagny con sus jardines, a vista de pájaro.




Clagny, junto con las otras residencias de los Duques du Maine (Sceaux, Montrond y Châtenay), fue escenario de grandes fiestas, divertimentos musicales, bailes de máscaras y suntuosas recepciones dignas del "Grand-Siècle" francés hasta la muerte del duque (1736). Viuda la Duquesa du Maine y no pudiendo mantener el mismo dispendioso tren de vida, tuvo que renunciar a los fastos de antaño y deshacerse de su castillo de Montrond, cuyos costes de mantenimiento se habían hecho excesivos, y finalmente hasta se vio obligada a alquilar su palacete parisino a un financiero. La Duquesa, retirada en París, fallecería en 1753. La propiedad de Clagny pasa entonces a sus hijos, el Príncipe de Dombes y el Conde d'Eu pero, muertos éstos sin herederos, el castillo revierte naturalmente a la Corona en 1766.




La fabulosa mansión, que había tenido un coste estimado en no menos de 2 millones de libras y empleado a 1.200 obreros, fue finalmente víctima de la negligencia de Luis XV. Abandonado y sin destino preciso, acabó siendo demolido en 1769. Parte de sus piedras, recuperadas, fueron destinadas para la construcción de un convento fundado por la reina María Leszczýnska y la edificación de palacetes nobiliarios en las inmediaciones de Versailles.


Videos 3D del Castillo de Clagny con fuegos artificiales:



 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada