jueves, 1 de noviembre de 2012

LAVOISIER: Padre de la química moderna

ANTOINE-LAURENT DE LAVOISIER
1743 - 1794


"El Padre de la Química Moderna"

Q
uímico francés perteneciente a la rica aristocracia de toga (familia de abogados y parlamentarios), nació el 26 de agosto de 1743 y murió guillotinado el 8 de mayo de 1794 en París. Fue el primer científico que enunció la primera versión de la "Ley de Conservación de la Materia", identificó y bautizó el oxígeno (en 1778) y participó a la reforma de la nomenclatura química. Se hace muy a menudo referencia a Lavoisier como padre de la química moderna.

Tras frecuentar el elitista Colegio Mazarin de 1754 a 1761, dónde estudió la química, la botánica, la astronomía y las matemáticas, publicó en 1764 su primera obra sobre la química. En 1767, trabajó sobre un estudio geológico de Alsacia y de Lorena. Fue elegido miembro de la Academia de Ciencias en 1768. En 1771, contrajo matrimonio con Marie-Anne Pierrette Paulze (hija de un afortunado recaudador de impuestos), entonces de tan solo 13 años de edad, que traduciría posteriormente sus obras inglesas e ilustró sus libros; era, según su marido, una mujer modelo, dotada de una inteligencia extremadamente fértil. A partir de 1775, reinando ya Luis XVI, sirve en la administración real de la Pólvora, donde su tarea se tradujo por mejoras en la producción de la pólvora y en el dominio de la agroquímica, creando un nuevo método de producción de pólvora con el potasio extraído de Alsacia.

Una de las más importantes experiencias de Lavoisier, fue la determinación de la naturaleza del fenómeno de combustión. Sus experimentos permitieron demostrar que la combustión es un proceso que implica la combinación de una sustancia con el oxígeno. Demostró igualmente el papel del oxígeno en la respiración vegetal y animal, así como su papel en la formación de la corrosión del metal. La explicación de Lavoisier sobre la combustión reemplazó la teoría flogística, que afirmaba que los materiales liberaban una sustancia llamada flogiston cuando quemaban.

Descubrió también que el aire inflamable de Sir Henry Cavendish, que bautizó "hidrógeno" (del griego "formador de agua"), reaccionaba con el oxígeno para formar un rocío que, como constató Joseph Priestley, no era más que agua. El trabajo de Lavoisier estaba en parte basado en el de Priestley.

En su "Sobre la combustión en general y Consideraciones generales sobre la naturaleza de los ácidos" (1778), demostró que el aire, responsable de la combustión, era también fuente de acidez. En 1779, nombró esa parte del aire oxígeno (del griego "formador de ácido") y la otra parte azote (griego "sin vida"). En sus "Reflexiones sobre la flogística" (1783), Lavoisier demostró que la teoría no era coherente.

Los experimentos de Lavoisier figuraban entre los primeros experimentos químicos realmente cuantitativos jamás ejecutados. Probó que, aunque la materia cambia de estado en una reacción química, la cantidad de materia permanecía siendo idéntica de principio a fin de la reacción. Quemó fósforo y azufre en el aire, mostrando que los productos pesaban más que los reactivos al principio del experimento. Sin embargo, el peso ganado se perdía en el aire. Esos experimentos sirvieron de pruebas para la base de la ley de conservación de la materia. Lavoisier estudió también la composición del agua, llamando sus compuestos oxígeno e hidrógeno.

Con el químico francés Claude-Louis Berthollet y otros, Lavoisier concibió una nomenclatura química o sistema de nombres que sirven de base al sistema moderno. La describió en su "Método de nomenclatura química", en 1787. Dicho sistema permanece siendo muy útil hoy en día, incluído el ácido sulfúrico, los sulfatos y los sulfidas. Su "Tratado Elemental de Química" (1789) está considerado como el primer manual de química moderna y presenta una vista unificada de las nuevas teorías de química, aportando una información concisa sobre la ley de conservación de la masa, y negando la existencia de la flogística. Por otro lado, Lavoisier aclaró el concepto de un elemento como sustancia simple que no podría ser descompuesta por ningún método conocido de análisis químico, concibiendo una teoría de la formación de los compuestos químicos de los elementos.

Además, su obra contenía una lista de elementos o sustancia que no podrían ser descompuestas como el oxígeno, el azote, el hidrógeno, el fósforo, el mercurio, el zinc, y el azufre. Su lista, sin embargo, incluía igualmente la luz y el calor, que pensaba eran sustancias materiales. De importancia capital en la vida de Lavoisier fue su estudio de las leyes. Aquello le llevó a interesarse a la política francesa y, en consecuencia, obtuvo un trabajo como recaudador de impuestos de la "Ferme Générale", compañía privada de recaudación de impuestos, a la edad de 26 años. Intentó presentar reformas en el sistema monetario francés y en el sistema de imposiciones. En su trabajo para el Gobierno, participó en el desarrollo del sistema métrico para fijar la uniformidad de los pesos y de las medidas en toda Francia.

Entre 1768 y 1788, se interesa a causas humanitarias tales como la mejora de condiciones de los presos en las cárceles, la mejora del rendimiento de la agricultura y de la cría de ganados entre otras. En 1791, es nombrado por la Asamblea miembro de varios comités entre los cuales la Tesorería Nacional. El mismo año, es cesado en su puesto de regidor de Pólvoras y asiste a la abolición de la Compañía de Recaudadores de Impuestos, asi como al cierre de la Academia de Ciencias en 1793. El 25 de noviembre del mismo año, los recaudadores de impuestos son arrestados, y durante 3 días Lavoisier debe esconderse hasta que es hecho prisionero por las autoridades. Su juicio duraría cinco meses...

Siendo también uno de los 28 "Fermiers Généraux" (recaudadores de impuestos), Lavoisier fue estigmatizado como un traidor por los revolucionarios en 1794, y condenado a morir en la guillotina durante el Terror, en París el 8 de mayo de 1794, a la edad de 51 años, junto con sus demás colegas. No olvidemos que los bienes de los condenados a muerte eran confiscados por el Estado y que los recaudadores de impuestos poseían las más grandes fortunas de Francia.

Cuando Lavoisier fue procesado, el juez, que se disponía a expedirle el pasaporte para la guillotina, soltó con sequedad: "La República no necesita a sabios! La Justicia debe seguir su curso!"

En 1795, un año después de perecer en la guillotina, el Gobierno rehabilitó la memoria de Lavoisier y devolvió todos los bienes que le fueron confiscados a su viuda, añadiendo en una nota: "Para la Viuda de Lavoisier, quien fue falsamente acusado."

Las contribuciones fundamentales de Lavoisier a la química, fueron el resultado de un esfuerzo consciente de adaptarse a todos los experimentos en el cuadro de una teoría sencilla. Estableció la utilización coherente del equilibrio químico, utilizó sus descubrimientos sobre el oxígeno para rebatir la teoría de la flogística, y desarrolló un nuevo sistema de nomenclatura química que sostenía que el oxígeno era un constituyente esencial de todos los ácidos (lo que más tarde resultó ser incorrecto). Por vez primera, la noción moderna de elemento es presentada sistemáticamente. Los tres o cuatro elementos de la química clásica conducieron al sistema moderno y Lavoisier tradujo las reacciones en ecuaciones químicas que respectaban la Ley de Conservación de las masas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada