miércoles, 21 de noviembre de 2012

Anécdotas Históricas -202-



Florencia, 13 de enero de 1817, día del Año Nuevo ruso según el calendario juliano. A propósito de esta fiesta, surge esta anécdota divertida contada por una aristócrata rusa. El día de Navidad, la Condesa Apraksina se había encontrado indispuesta y, encamada en una habitación a oscuras, dejó la puerta entreabierta. Dos personas de su séquito, que se encontraban en el salón contigüo, entablaron la siguiente conversación:

-"Hay algo que me da vueltas en la cabeza y es lo siguiente, ¿por qué celebramos nosotros la Navidad doce días más tarde que los Italianos?"

-"¡Qué bobo sois! ¿Cómo, habiendo viajado tanto, os podéis hacer semejante pregunta? Tenéis que comprender que, cuando Nuestro Señor vino al mundo en Palestina, el correo que llegó a Roma para dar la noticia al papa necesitó nada menos que doce largos días para ir hasta Moscú y llevarla al Zar. Las dos iglesias no celebran el día de la Natividad, sino el de la llegada del correo que trajo la noticia."

-"¡Ah! Ahora lo entiendo y lo veo claro."

Anécdota de: Princesa Ekaterina Vladimirovna Golytsina, Condesa Apraksina (1768-1854).

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada