domingo, 15 de abril de 2012

CARLOS XII DE SUECIA


CARLOS XII
REY DE SUECIA
1682 - 1718



Carlos XII, rey de Suecia de 1697 a 1718, nació el 17 de junio de 1682 en el Palacio de las Tres Coronas de Estocolmo (Tre Kronor), y murió de un impacto de bola de cañón en la cabeza el 30 de noviembre de 1718, en Fredrikshald, actual Halden (Noruega). Era hijo del rey Carlos XI de Suecia y de la princesa Ulrika de Dinamarca.

Reproducción a escala del Palacio Real de Tre Kronor (de las Tres Coronas), en Estocolmo, antes de ser pasto de las llamas en 1697.


Desde su venida al mundo hasta el 5 de abril de 1697, fue príncipe real de Suecia (Kronprins av Sverige), fecha en la que accedió al trono con 15 años de edad, al expirar su padre. El imperio que heredó de aquél era vasto: Suecia, Finlandia, los países Bálticos y una parte de Alemania.

La Guerra del Norte



Una vez proclamado y coronado rey, decidió atacar la coalición anti-sueca formada en 1700, y que reunía Dinamarca, Polonia y Rusia. La "Guerra del Norte" duró hasta 1721, concluyéndose con el progresivo declive de la hegemonía sueca.

Carlos XII atacó en primera instancia a los daneses, a los que derrotó en Copenhague. Luego se volvió contra Rusia y, tras aplastar a los polacos en Riga, consiguió hacerse con la mayor y más brillante victoria (8.000 soldados suecos contra 38.000 rusos) sobre las tropas del zar Pedro I de Rusia en Narva (Estonia), el 30 de noviembre de 1700. En el recuento de bajas, se contabilizaron más de 15.000 soldados rusos muertos, mientras que en el bando sueco se registraron un total de 667.

Finalmente, se resolvió a acabar con la coalición dándole el golpe de gracia a Polonia en Klissow, en julio de 1702. Después de aquello, firma la Paz de Altranstâdt (1706): Augusto II el Fuerte de Sajonia, rey de Polonia, tuvo que ceder su corona a su antecesor y rival (al cual había destronado) Estanislao I Leszczýnski, candidato propuesto por Carlos XII.

Considerando que aún no había saldado su cuenta pendiente con Rusia, volvió nuevamente a lanzarse contra Pedro I el Grande, venciéndolo por segunda vez en Holovczin, en julio de 1708. En ese preciso momento, Carlos XII de Suecia era, sin duda alguna, uno de los monarcas más poderosos y temidos de Europa.

La campaña rusa

Retrato del rey Carlos XII de Suecia (1682-1718); según Hyacinthe Rigaud.


En 1703, Pedro I de Rusia, que se había hecho con Ingria, ordenó la construcción de una nueva capital, San-Petersburgo.

Carlos XII inició entonces una campaña militar por el Sur, atravesando Ucrania, con el objetivo de tomar Moscú y obligar al zar a cederle inmensos territorios, asi como firmar un pacto de alianza sueco-rusa que debía asegurar para mucho tiempo la dominación sueca en Europa.



Pero el ejército del rey Carlos XII de Suecia ya no tenía la misma potencia inicial como en Narva y en Holovczin; casi un tercio de su infantería había muerto de hambre y de frío (el invierno de 1709 fue excepcionalmente rudo en toda Europa y produjo estragos en las poblaciones del Viejo Continente), las emboscadas rusas, siempre seguidas de la vieja táctica de la tierra quemada, hicieron el resto. La totalidad de los caballos había perecido por falta de forraje, y lo poco que quedaba era guardado para la soldadesca. La artillería sueca, sin embargo muy superior a la rusa, había sido en su casi totalidad abandonada por culpa del intenso frío, y la moral de las tropas suecas se veía fuertemente amedrentada por las horribles condiciones climáticas.



El 8 de julio de 1709, las tropas de Carlos XII llegaron, exhaustas, ante las puertas de Poltava, ciudad que pretenden asediar.

Cuando Pedro el Grande cae sobre los flancos del ejército sueco, comandando unas tropas frescas, bien equipadas y mucho más numerosas en Poltava, el 8 de julio, la batalla toma rápidamente el aspecto de una derrota para Carlos XII quien, herido por una bala rusa, debe ordenar la retirada. Los suecos fueron aplastados y Carlos XII se vio obligado a huir hacia Istanbul, dónde permaneció por espacio de cinco años.

Las consecuencias de las guerras de Carlos XII



La batalla de Poltava marcó un punto de inflexión en la historia de Suecia ya que, cuando las demás potencias se enteraron de la derrota de Carlos XII, una nueva coalición se formó reuniendo Dinamarca, Polonia, Rusia, Sajonia, Prusia, Gran-Bretaña y las Provincias Unidas. Cada uno de esos países pretendía hacerse con una parte del imperio sueco.

Carlos XII conseguiría huir de Istanbul en 1714, disfrazado de oficial alemán, y marchar hasta Pomerania dónde, tomado por prusiano, se le preguntó qué hacía en territorio sueco e incluso se vió amenazado de ser entregado a Pedro I de Rusia. Finalmente llegado a Estocolmo decidió, para contrarrestar a la coalición anti-sueca, atacar Noruega (que pertenecía a la corona danesa) y servirse de este país como defensa contra sus múltiples adversarios. Durante el asedio del primer fuerte noruego, Fredrikshald (la actual Halden), Carlos XII perdió la vida en el transcurso de un bombardeo noruego, en 1718. Una bola de cañón impactó en la sien del rey, matándole. Sin embargo, aún hoy, muchos historiadores cuestionan si se trató de una trágica casualidad o de un asesinato premeditado.

30 de noviembre de 1718: las tropas suecas llevan el cuerpo sin vida del rey Carlos XII, muerto en extrañas circunstancias en Fredrikshald (Noruega)...

Reproducción en cera del cadáver del rey Carlos XII de Suecia, con el impacto mortal en la sien.


Carlos XII de Suecia dejaba este mundo sin haberse previamente casado y, por tanto, sin dejar herederos directos que aseguraran la continuidad de su dinastía en el trono sueco. Por consiguiente, la corona fue asumida por su hermana, la princesa Ulrika-Eleonora (1688-1741) - casada desde 1715 con el landgrave Federico de Hesse-Cassel -, tras producirse un vuelco en el panorama político sueco: la monarquía se veía relegada al mero papel figurativo y representativo del Estado, mientras que el Riksdag asumía el gobierno de la nación.

No hay comentarios:

Publicar un comentario