jueves, 27 de noviembre de 2014

Anécdotas Históricas -259-



Anne Thoynard de Jouy, Condesa d'Esparbès (1739-1825) era por parte de madre pariente de la familia Le Normant d'Étioles, lo que la convertía en una prima por cortesía de la Marquesa de Pompadour, favorita oficial del rey Luis XV de Francia. Gracias a su matrimonio con el linajudo Jean-Jacques Pierre d'Esparbès de Lussan du Gout, Conde d'Esparbès (en 1758), la joven condesa de 19 años fue presentada en la corte de Versailles.



En la corte, Madame d'Esparbès es admitida en la intimidad de Madame de Pompadour y forma parte de esas hermosas parientes de las que la favorita le encanta rodearse, para permitir al Rey tomarse la libertad, de cuando en cuando, de coquetear sin alejarse de ella. Es, de hecho y con todo el afecto y según una divertida moda de la corte que la marquesa, designando a su joven prima, que la llama "la salope" (la guarra). Todo hay que decirlo, la joven no se anda con rodeos en sus coqueteos y ha pertenecido a todo el mundo, lo que le vale el apodo de "Madame Versailles", dejando entender que había abierto la puerta de su alcoba a todos los cortesanos. Luis XV no será una excepción en su lista de amantes ocasionales; divertido por su absoluta falta de virtud, se la lleva a la cama y, si hemos de creer al escritor Chamfort, tuvieron la siguiente y asombrosa conversación de "sobrecama":

-"Te has acostado con todos mis súbditos." Suelta el rey.

-"¡Ah, Sire!"

-"Has tenido al Duque de Choiseul."

-"¡Es tan poderoso!"

-"Al Mariscal de Richelieu."

-"¡Tiene tanto ingenio!"

-"A Monville."

-"¡Tiene tan bonitas piernas!"

-"Desde luego; pero ¿el Duque d'Aumont, que no tiene ninguna de esas cosas?"

-"¡Ah, Sire! ¡Es tan devoto de Su Majestad!"



Prontamente dejada y reemplazada por otra, no tarda en convertirse en la experimentada amante del joven Duque de Lauzun, al que desvirgará y enseñará las artes amatorias en 1763. Después de su joven y guapo pupilo, se convierte en la amante oficial del Príncipe de Condé, lo que no le impedirá postular por el puesto de favorita real tras el fallecimiento de la Marquesa de Pompadour, erigiéndose en la rival de la Duquesa de Gramont, hermana del ministro Choiseul. Si ésta tiene el apoyo de los hermanos Pâris y de su propio hermano, Madame d'Esparbès es avalada por el Príncipe de Soubise, amigo íntimo del rey. Y triunfa cuando, la Duquesa de Gramont, mujer cabezona, sin gran belleza y un poco masculina, se ofrece a Luis XV con tanto descaro que éste, hombre tímido, rehusa tomarla y la lleva hasta la salida de su cuarto. Sin embargo, la relación entre Madame d'Esparbès con el rey, que pareció ir viento en popa en sus inicios, fue arruinada por una malévola intriga del Duque de Choiseul, en la que quedó desacreditada y exiliada en Montauban. La anécdota es bastante cruel ya que, poco antes de serle notificada la orden de exilio, la Condesa d'Esparbès se encuentra subiendo por la gran escalera cruzándose con Choiseul y éste, ante toda la corte, le suelta con mofa:

-"Bueno pequeña, ¿cómo van sus asuntos?"



La frase se hizo tan popular que la pobre pretendiente no pudo levantarse del golpe propinado. Luis XV, que detestaba las indiscreciones y el ridículo, la echó de la corte. Tan solo después de la caída del ministro, la condesa pudo volver a Versailles.

Anécdota de: Anne Thoynard de Jouy, Condesa d'Esparbès (1739-1825) / Luis XV, Rey de Francia y de Navarra (1710-1774) / Étienne-François de Choiseul-Stainville, 1er. Duque de Choiseul (1719-1785).

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada