martes, 17 de junio de 2014

MADRID 1816 : Matar al Rey Fernando VII

MADRID 1816:
LA CONSPIRACIÓN DEL TRIÁNGULO



La llamada "Conspiración del Triángulo" fue una tentativa de los liberales para derrocar y asesinar al rey Fernando VII de España, que había derogado la Constitución de 1812 para gobernar como monarca absoluto.

Ideada por una sociedad secreta, inspirada en los Iluminati, la ejecución fue confiada a un militar valenciano, el general Ramón Vicente Richart, en el mes de febrero de 1816. El plan de los conjurados era secuestrar al rey en un burdel de los que era asiduo cliente y, después, volver a instaurar la derogada "Pepa".

Para salvaguardar el secreto de su complot, los conspiradores siguieron el procedimiento triangular para evitar el desentramado, si se diera el caso de que uno de ellos delatase al resto si fuese capturado e interrogado bajo tortura. De este modo, cada implicado sólo conocía la identidad de 2 otros miembros, y los jefes o "cerebros" del complot eran los únicos conocedores de todo el tinglado. En la lista de los conjurados llegarían a participar hasta un puñado de empleados del Palacio Real (desde funcionarios hasta criados).

Por un motivo u otro, las contraprogramaciones se sucedieron hasta que decidieron asesinar a Fernando VII en las inmediaciones de la Puerta de Alcalá, aprovechando uno de sus correrías nocturnas en compañía del Duque de Alagón* y de Chamorro** hasta el burdel de Pepa "La Malagueña". En ese mismo lupanar madrileño de la calle Ave María, los liberales habían pensado llevar a cabo el regicidio.

Para desgracia de los liberales, dos sargentos de marina, incluídos en el secreto, delataron al general Richart y sus planes de acabar con la vida del rey. El general fue de inmediato detenido junto con una cincuentena de sospechosos.

El 6 de mayo de 1816, el general Richart y un tal Baltasar Gutiérrez, barbero o sastre de profesión, fueron ejecutados en la horca erigida en la madrileña Plaza de la Cebada, y posteriormente decapitados. El resto de los sospechosos, a falta de pruebas, fueron posteriormente liberados.

(*)_Fue el Capitán-General Francisco de Espés Fernández de Córdoba y Glimes de Brabant, 1er Duque de Alagón, Señor y Barón de Espés, Barón de Alfajarín (1758-1841), Jefe de la Guardia de Corps y consejero y amigo personal del rey Fernando VII.

(**)_Su verdadero nombre era Pedro Collado, de profesión aguador y natural de Colmenar Viejo, que por caer en gracia al entonces Príncipe de Asturias, entró a su servicio para espiar a los criados de éste y, también, para entretenerle con su gracejo propio de la clase popular.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada