sábado, 16 de noviembre de 2013

CURIOSIDADES -119-

"Rey troceado, estofado y especiado"



Estamos en el año de gracia de 1422, en plena Guerra de los Cien Años. El rey Enrique V de Inglaterra (1387-1422) se encuentra guerreando en Francia desde inicios del año. Agotado por los rigores del asedio invernal de la ciudad de Meaux, el monarca inglés vuelve al Castillo de Vincennes en un estado de salud lamentable y, en consecuencia, fallece de disentería el 31 de agosto. Un problema se plantea entonces: ¿cómo repatriar el real cadáver a Inglaterra sin que se descomponga y huela horrores?

Los cirujanos dan entonces con la solución y se ponen manos a la obra: vacían al difunto de sus entrañas, lo despedazan literalmente en varios trozos y los mandan hervir durante horas. El caldo resultante del inaudito estofado será vertido en el cementerio de Vincennes. En cuanto al cadáver troceado y hervido, lo depositan en un cofre de plomo con multitud de especias y ungüentos perfumados para combatir el posible olor. De este modo, los restos de Enrique V viajaron hasta Inglaterra para ser sepultados con todos los honores en la londinense Abadía de Westminster.

Por lo visto, hicieron algo semejante con el rey Luis IX "el Santo" de Francia cuando hubo que repatriar su cadáver desde Túnez, donde había fallecido también de disentería ¿o fue de fiebre tifoidea? (25 de agosto de 1270). Hirvieron su cadáver en vino y especias...

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada