domingo, 11 de enero de 2015

Anécdotas Históricas -262-



El Mariscal-Duque de Duras tenía la reputación de ser uno de los hombres más honestos y auténticos de su tiempo, y digo esto porque se caracterizaba por no andarse por las ramas para decir cuatro verdades.

Cuando el presuntuoso y lerdo Mariscal-Duque de Villeroy se preparaba a partir para sustituir al Mariscal Nicolas de Catinat al frente del ejército de Italia, a principios de la Guerra de Sucesión Española, todos los cortesanos, viéndole en el zénit del favor real, se dieron de codazos para felicitarle y augurarle el mayor de los éxitos. El lúcido Mariscal-Duque de Duras, encontrándose con Villeroy rodeado y halagado por esos mediocres lameculos, dio la nota discordante al soltarle, no sin razón:

-"Yo esperaré vuestro regreso para haceros un cumplido."

Y nunca tuvo que hacerlo.

 
Retrato de François de Neufville, 2º Duque de Villeroy, Mariscal & Par de Francia (1644-1730).


Villeroy fracasó estrepitosamente ante los Imperiales del Príncipe Eugenio en Chiari (1701) y, para colmo de males, caería luego prisionero de éste en febrero de 1702 tras perder en la batalla de Cremona. Su mala suerte, por no decir su incapacidad, hizo la fortuna de los cancioneros parisinos, siempre prestos a burlarse de él. Gracias a un intercambio de prisioneros con los Imperiales, el mariscal sería liberado en 1704.

Anécdota de: Jacques-Henri I de Durfort, 1er. Duque de Duras, Mariscal & Par de Francia (1625-1704).

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada