miércoles, 6 de agosto de 2014

VITTORIA ACCORAMBONI o el trágico destino de una duquesa

VITTORIA ACCORAMBONI
DUQUESA DE BRACCIANO
1557 - 1585
 
 
Vittoria Accoramboni nació en el seno de una nobilísima familia italiana en la localidad de Gubbio, en el ducado de Urbino, en 1557, donde su familia se había instalado desde el siglo XIV. Mujer de fascinante belleza, con dotes de poetisa, su mano fue prontamente deseada por un sinfín de pretendientes de las mejores familias romanas de aquella época, que desfilaron por el palacio de los Accoramboni de la Piazza dei Rusticacci. Finalmente, sus padres aceptaron como yerno a Félix Peretti (o Francesco Peretti ?), sobrino del austero Cardenal Montalto, un ex-monje que llegaría, a la postre, ser elegido papa a la muerte del pontífice Gregorio XIII. Muy querida y agasajada por su marido y por la familia de éste, que la colmaron de joyas y de todo tipo de presentes carísimos, su aparentemente feliz matrimonio no le pareció satisfacer del todo ya que, al poco tiempo, se convirtió en la amante del poderosísimo y rico príncipe Paolo Giordano degli Orsini, duque de Bracciano, jefe de una de las más eminentes familias de Roma. Éste había asesinado a su primera mujer, una Médicis, hermana del gran-duque Francisco I de Toscana, por tener una aventura extra-matrimonial, con la bendición de la familia de ésta por haber mancillado el buen nombre de la casa gran-ducal.


 
Detalle de un retrato del Príncipe Paolo-Giordano I Orsini, 1er Duque de Bracciano (1541-1585).


Para casarse con ella, el duque de Bracciano mandó a sus esbirros asesinar a Peretti, tendiéndole una trampa en los alrededores del palacio de Montecavallo, en plena noche y con la colaboración de un hermano de Vittoria, Marcello Accoramboni. Este era el autor de un billete urgente en el que citaba a su cuñado para que acudiese lo antes posible en las inmediaciones del palacio de Montecavallo, dado que Marcello, siempre envuelto en problemas con la justicia y con varios crímenes de sangre en su currículum, gozaba de la protección del bueno de Peretti. A pesar de las advertencias de su mujer y de su familia, que pretendieron impedir que acudiese a la cita, Peretti hizo caso omiso de los ruegos y salió en plena noche, a pie y simplemente escoltado por un criado con una antorcha, para acudir al palacio de Montecavallo. Tres hombres enmascarados le dispararon tres tiros a traición en la oscuridad y, cuando se desplomó malherido en la cuesta del palacio, aquellos se ensañaron a puñaladas con su cadáver para rematarlo.

Pocos días después del asesinato de su marido, Vittoria se trasladó con gran equipaje al palacio del duque de Bracciano "para mayor seguridad". Al poco tiempo, el duque de Bracciano consiguió desposar a Vittoria Accoramboni para mayor escándalo de Roma, y la Santa Sede anuló casi de inmediato el enlace al hacerse evidente la sospecha de la implicación del duque y de su amante en el asesinato de Peretti, sobrino del cardenal Montalto.



Cuando el cardenal Montalto fue elegido papa bajo el nombre de Sixto V, los amantes tuvieron que abandonar Roma y refugiarse al norte de Italia, donde el duque fue envenenado. Vittoria se retiró en la ciudad de Pádua, donde poco después fue a su vez asesinada en 1585.

La dama Vittoria Accoramboni murió asesinada a manos de Ludovico, hermano de Paolo Giordano Orsini, su segundo marido.

La tortuosa vida y el trágico final de Vittoria Accoramboni, duquesa de Bracciano y princesa degli Orsini, se convirtió casi de inmediato en una fuente para los escritores de los siglos venideros... Inspiró una tragedia a Webster en 1612, un cuento al escritor francés Stendhal y una novela romántica a Tieck en 1840.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada