martes, 22 de abril de 2014

ACTUALIDAD: Destruir España

Javier Ríos:
"Quería viajar por España y ahora quiero destruirla"
 
 
Un gaditano que encarna la España plural: estudió catalán en Madrid, ha viajado por todo el país y ahora es independentista.

Javier Ríos (Cádiz, 1975) vio cumplido su sueño cuando un trabajo de escaparatista le obligó a viajar por toda España. Sin embargo, la experiencia no pudo ser más frustrante, hasta el punto de que, según su propio relato, una persona que podría haber sido «más español que nadie» acaba convencida de que España necesita una refundación que pasa porque Catalunya se independice y ambas renazcan de sus cenizas. Ha relatado su experiencia en el libro Destruir España.


-Desde pequeño tenía un interés por conocer España.
-Sí. Quería viajar por todo el país desde mi cama, entre otras cosas porque estaba obsesionado con el verdor, porque en Andalucía nos meten que todo es muy seco.


-¿Cómo recala en Madrid?
-A estudiar la carrera, Publicidad y Relaciones Públicas.


-¿Y cómo le da por estudiar catalán en la capital?
-Porque me cogía de paso, estaba subvencionado, era muy baratito y me parecía un poco provocativo y cachondo. Más profundamente creo que ya había algún coqueteo con acabar viviendo en Catalunya, pero no era consciente en aquel momento.


-¿Por qué se trasladó a Barcelona?
-Porque me salió un puesto interesante de interiorista en Ikea. Me instalé en el 2003 y desde entonces he vivido en Granada, Berlín y Madrid y he vuelto a Barcelona.


-También ha vivido temporadas cortas en muchas otras ciudades de España.
- Sí, como escaparatista viajé cada semana a un sitio durante cinco años. Mi sueño de conocer España se hizo realidad. De los folletos turísticos pasé al territorio físico.


-¿Y cómo fue?
-Sentí un amor muy grande por la cultura, la gente y la comida y un desgarro muy grande por cómo un sistema político y un Estado que no funcionan expolian y maltratan a su pueblo; y haciendo además que se enfrente territorialmente.


-Relate alguna de sus experiencias.
-Me viene a la mente una señora de Valladolid que dijo que a ella le gustaba mucho Gaudí pero que no iba a ir nunca a Barcelona porque no podía con los catalanes. Y en el lado opuesto, un día en Catalunya escuché: «Los andaluces, ya se sabe, todos a dormir la siesta, a recibir dinerito». Creo que un Estado autonómico con tantísimas divisiones y unos políticos que se encargan de mantenerlas bien vivas para mantener su silloncito es uno de los motivos por los que habría que destruir España.


-¿Eso le llevó a escribir el libro?
-Primero empecé con una columna en Diario de Cádiz en la que hablo de andaluces y catalanes. Luego abrí un blog y el libro se fue gestando de manera natural.


-Como solución, para refundar España reclama la independencia de Catalunya.
-Creo que sería positivo para que España se viese obligada a mirarse dentro sin buscar fuera problemas y chivos expiatorios. Así se regeneraría como país. Sería bueno también para Catalunya y tranquilizaría mucho a gran parte de los habitantes de ambos lados. También creo que los políticos tendrían menos margen para poder manipular a sus votantes y su pueblo.


-¿Incluídos los dirigentes catalanes?
- Ellos son un poquito mas sofisticados en las formas pero al final también es generalizada la manipulación que hacen de los sentimientos de la gente.


-¿Cómo se toman su familia y amigos de Cádiz su postura proindependentista?
-Con naturalidad, porque esto ha sido un proceso lento y yo soy muy de hablar y justificarlo todo. Además, si no lo comparten no hay ningún problema, porque la sociedad es bastante más templada que los políticos.



Entrevista de Patricia Martín in 'Gente Corriente' / ElPeriódico.com / 21-04-2014.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada