jueves, 21 de febrero de 2013

CURIOSIDADES -94-



El día de su coronación en Reims*, el joven rey Luis XIII de Francia y de Navarra (1601-1643), de 9 años de edad, salió de la catedral sin prestar atención ni responder a las aclamaciones del gentío. Con aspecto gruñón y triste, removía persistentemente los labios provocando la desaprobación del público, que encontraba sus muecas nada convenientes; la gente acabó pensando que estaba chupando un caramelo. ¡Nada de eso! Sus muecas respondían a algo muy molesto: su lengua; el pobre niño tenía la lengua tan larga, que siempre se veía obligado a metérsela dentro de la boca con la ayuda del dedo índice después de hablar.

(*)_La coronación de Luis XIII se celebró el 17 de octubre de 1610, en la catedral de Reims.
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada