sábado, 26 de octubre de 2013

CURIOSIDADES -114-


"Los obreros de la mierda"



Las fosas sépticas de las casas londinenses existían desde tiempos medievales y se conocían como "cess-pit", antes de que existiera la red de alcantarillado en su subsuelo: eran fosas o pozos excavados en el suelo de la casa con 1 metro de diámetro y de 2 a 3 metros de profundidad, haciendo función de tanque para los residuos fecales de sus ocupantes. Cuando esos pozos sépticos estaban llenos a rebosar, los londinenses recurrían a los "night-soil men" (trabajadores especializados en vaciar y drenar esos pozos fecales también apodados "hombres estiércol"), y muchas veces en circunstancias extremas: éstos se encontraban con que las aguas residuales y los detritus se habían filtrado en el sótano o bodega de la casa vecina a través de las paredes. Ese tipo de incidentes eran recurrentes ya que dichas fosas estaban mal construidas y no solían ser del todo estancas, provocando no pocos incidentes entre vecinos.

Aparte de que su trabajo era obviamente nauseabundo, los "night-soil men" se enfrentaban a una tarea que implicaba graves riesgos laborales.

Se sabe que en el año 1326, cuentan las crónicas de entonces, un londinense conocido bajo el nombre de Richard the Raker, tuvo la mala fortuna de resbalar y caer en ella mientras intentaba drenar las aguas residuales de su fosa séptica, ahogándose asquerosamente en sus propios excrementos.



A partir del siglo XVI, apareció un nuevo tipo de trabajador asociado a las fosas sépticas bautizado como el "saltpetre man" u hombre del salitre que, con licencia del rey, se dedicaba a extraer de los excrementos los nitratos necesarios para fabricar la pólvora. Su oficio le permitía entrar en cualquier momento y sin permiso del propietario, en cualquier casa y retirar de su fosa séptica los sedimentos fecales de sus aguas residuales.  

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada