miércoles, 21 de septiembre de 2011

VIENA 1867: Tragedia en la Familia Imperial Austro-Húngara

MATHILDE DE AUSTRIA-TESCHEN
1849 - 1867




Segunda hija del matrimonio archiducal formado por Alberto de Austria-Teschen e Hildegarde de Baviera, duques de Teschen, la joven archiduquesa Mathilde Marie Adelgunde Alexandra de Austria-Teschen nació en La Hofburg de Viena el 25 de enero de 1849 y falleció en horribles circunstancias el 6 de junio de 1867. Era ésta nieta del archiduque Carlos de Austria, duque de Teschen, y de la princesa Henrietta von Nassau-Weilburg por el lado paterno, y del rey Luis I de Baviera y de Teresa de Sajonia-Hildburghausen por lado materno.

Le precedieron en la cuna una hermana, la archiduquesa Maria-Teresa (1845-1927), casada desde 1865 con el duque Philipp von Württemberg, y un hermano, el archiduque Carlos Alberto (1847-1848), muerto en la cuna.


Retrato del Archiduque Alberto de Austria-Teschen (1817-1895), según Georg Decker.

La pareja archiducal de Austria-Teschen y sus dos hijas formaban parte del estrecho círculo familiar e íntimo de los emperadores Francisco-José I y Elisabeth en Baviera (Sissí para los íntimos); de hecho, Sissí apreciaba particularmente a su prima Hildegarde, mientras que Alberto era la cabeza de proa del conservadurismo tras haber sido un gran apoyo para la archiduquesa Sofía, madre del emperador. En verano, residían éstos en su castillo de Weilburg, en Baden bei Wein, que el archiduque Alberto había heredado de su madre, mientras que en invierno tenían sus propios aposentos en La Hofburg de Viena.

En 1864, la madre de nuestra protagonista, la archiduquesa Hildegarde, murió de una inflamación pulmonar (pleuresía), tras haber acudido a los funerales de su hermano el rey Maximiliano II de Baviera.

Por aquella época, ya le pretendía un lejano primo, el archiduque Luis Salvador de Austria-Toscana (1847-1915), que deseaba desposarla. Pero su padre destinaba la mano de su pequeña hija al príncipe de Piamonte -futuro rey Humberto I de Italia-, siguiendo una política que perseguía acabar con las tiranteces existentes entre el Imperio Austro-Húngaro e Italia. Los proyectos de boda, en cualquier caso, no llegaron jamás a concretarse por culpa de un desagradable accidente.

La archiduquesa Mathilde, de entonces 18 años, tenía un pequeño vicio: el tabaco. Desde hacía un tiempo, fumaba a escondidas de su padre cigarrillos que le facilitaban sus doncellas, pese a la terminante prohibición paterna.



Quemada a lo Bonzo

El 6 de junio de 1867, se encontraba la archiduquesa Mathilde junto con su padre y el resto de la Familia Imperial en la residencia de la emperatriz Elisabeth, Schloss Hetzendorf, preparándose todos para acudir a una velada teatral en Viena con sus mejores galas. Mathilde se había enfundado en un hermoso vestido vaporoso de gasas, blondas y tules para la ocasión, sobre las que se aplicó una solución de glicerina para mantenerlas rígidas. Mientras esperaba que los demás miembros acabaran de engalanarse, quiso fumarse un último cigarrillo en el balcón aprovechando el momento y antes de que apareciera su severo padre, que no toleraba su tabaquismo. Apenas encendido el pitillo y llevado a la boca, entró de sopetón el archiduque Alberto en su habitación. En un rápido gesto, Mathilde escondió el cigarrillo tras su cintura, intentando disimular ante su progenitor cuando de pronto empezó a prender por detrás su vestido. Presa de pánico, la pobre archiduquesa arrancó a correr despavorida por toda la estancia, no consiguiendo otra cosa que la de avivar el fuego mientras sus doncellas la perseguían e intentaban en vano apagarlo. En cuestión de segundos, y para mayor horror de su padre y de la familia imperial allí presentes, se convirtió en una antorcha humana y tan solo los criados consiguieron ahogar las llamas tirándola al suelo para enrollarla en una manta. Para cuando quisieron despojarla de las batistas y gasas carbonizadas, se dejaron entrever unas espantosas llagas.

Se intentó, por todos los medios, acallar los desgarradores gritos de dolor de la pobre Mathilde, con casi todo el cuerpo afectado con horribles quemaduras de segundo y tercer grado, pero fue en vano. Un médico sugirió sumergirla en una bañera de aceite para que en él encontrase alivio, y de esta guisa se la transportó sin más dilación de Schloss Hetzendorf hasta el Palacio de La Hofburg, para que recibiera los adecuados cuidados médicos. Allí, acudieron en tromba los mejores galenos de la capital para asistirla; sin embargo, la paciente no pudo resistirlo. Tan grave era el estado de sus quemaduras, que la joven archiduquesa no tardó en morir.



8 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. A escepción del encabezamiento, el resto de la entrada es una copia literal del artículo que publicara Gema en su blog "Lios de reinas": http://liosdereinas.blogspot.com/search/label/Nobles%20de%20Austria Creo que al menos debería citar las fuentes de donde toma sus notas. ¡Un saludo!

    ResponderEliminar
  3. Estimado Pedrete:
    En primer lugar, gracias por citarme el blog de Gema y poder comprobar en persona que la plagista es ella. De hecho, he descubierto que no sólo ha plagiado mi artículo sobre Mathilde, sino que otros más que he publicado yo en mi otro blog de "Retratos de la Historia" ubicado en La Coctelera, y anterior a éste.
    En segundo lugar, antes de acusar a alguien de plagio, te aconsejo que compares fechas de publicación y juzgues después de tener todos los datos en mano. Si te fijas bien, pasándote por mi blog:
    http://retratosdelahistoria.lacoctelera.net/post/2010/05/08/la-archiduquesa-llamas
    podrás ver claramente que dicho post fue publicado el 8 de mayo de 2010, mientras que "Líos de Reinas" lo hizo el 20 de junio de 2010, es decir, con posterioridad.
    Dicho esto, creo que sería más correcto que recriminaras a Gema su falta de delicadeza a la hora de copiar y pegar artículos ajenos sin citar la fuente original.

    No es la primera vez que otros bloggeros me plagien o pirateen artículos. Muchos de ellos se han re-publicado incluso con fotografías e ilustraciones igualmente capturadas en mis artículos originales, como en el caso del aqui citado y como podrás comprobar. A diferencia de ellos, yo estoy mucho mejor documentado y siempre aporto datos suplementarios (como en el encabezamiento) para que el lector pueda situarse en el contexto de la historia narrada. He encontrado hasta segmentos de mis posts en Wikipedia, incluyendo fotografías!!!

    Lo dicho, date un paseo por mi blog de La Coctelera y te podrás hacer una idea de lo que te estoy diciendo. Para terminar, aclarar que en este blog, publico antiguos y nuevos posts indistintamente y, siempre, escritos por mi. Si los copian y se los atribuyen, allá ellos, pero las fechas no mienten a la hora de contrastarlos.

    Un saludo!

    ResponderEliminar
  4. Corrijo: Gema cita a pie de página la fuente de sus publicaciones. En este caso, cita "Retratos de la Historia" y Wikipedia, aunque eso si, sin proporcionar el debido enlace...

    Lo acabo de comprobar. Saludos!!!

    ResponderEliminar
  5. Tienes toda la razón, Arnau, fue Gema quién copió y pegó tu artículo en su entrada, y ahora que lo dices, cita como fuente tu otro glog, el de la coctelera, blog que por cierto no conocía y al que pienso echar un vistazo. Lamento el incidente y pido disculpas si en algo te he ofendido. ¡Un saludo!

    ResponderEliminar
  6. Disculpas aceptadas. Todos cometemos errores, asi que pasemos página y aqui paz y después gloria. Un abrazo y hasta la próxima "incidencia" (es bromaaaa)!!!

    ResponderEliminar
  7. Que blog tan encantador , muchas gracias queridisimo Arnau , un beso y un abrazo rompehuesos.

    Bety

    ResponderEliminar
  8. Que blog tan encantador , muchas gracias queridisimo Arnau , un beso y un abrazo rompehuesos.

    Bety

    ResponderEliminar